NUTRICIÓN

Dtox primaveral: el bienestar entra por la boca

En cada temporada se puede realizar un plan conciente de desintoxicación
Por: Marisol Sánchez

Si pensamos en miles de opciones que tenemos para realizar una dieta détox (Dtox) o régimen de desintoxicación, el Internet muestra una gama interminable de recetas fáciles de seguir y por el simple acto de atenderte, te hará sentir moralmente mejor. Pero, ¿qué tal ir más profundo?, investigar utilizando la ciencia para obtener respuestas certeras.

En este caso, será interesante plantear las preguntas correctas. Pero antes hay que pensar que el cuerpo requiere meses para restaurarse a sí mismo, entonces cómo esperar que una dieta détox en un día, un fin de semana o en una semana logrará: ordenar, recoger la basura, clasificarla, tirarla, descansar y volver a la vida normal, para que el lunes próximo inmediato volvamos con gozo a una vida llena de los mismos hábitos.

La primera pregunta obligada es ¿cuál es la intención de hacer un Dtox? Debemos saber que este es un proceso que retoma una enseñanza que ha existido desde hace miles de años, conocida como ayuno. ¡Oh susto!, imaginar qué terrible es dejar de comer, pero qué pasa si te digo que ayunar no significa dejar de comer sino sólo de llevar a tu cuerpo físico a romper su habitualidad e intentar alimentos más nobles que permitan descanso y restauración de aquello que más necesita porque al brindarle los nutrientes, de acuerdo a tu estado de salud particular, le otorgarás mayor consciencia y conocimiento.

Es usual pensar en un Dtox frente a la ausencia de salud, y esta situación se presenta en recién nacidos, en niños, en personas jóvenes y no tan jóvenes, en deportistas, en no deportistas, en amas de casa, en ejecutivos y personas cuidadosas de su alimentación también enferman.

Por ello, el Dtox estacional es una herramienta que ayuda al cuerpo a eliminar las cargas que lleva en exceso, usando alimentos propios de la temporada para liberar a los órganos de tensión sobre esta época. El Dtox de primavera es el más importante del año ya que al igual que las flores nuestro organismo tiene el mismo potencial de florecer y dar frutos.