ESTILO DE VIDA,  FILOSOFIA

QUE EL GONG SE LLEVE TU CONFUSIÓN Y VACÍO

Por: Juan Carlos Valencia

Sin energía en el interior, buscamos afuera y nos dejamos arrastrar por la velocidad de esta era. El padecimiento se conoce como Depresión Fría y surge entre la sobrecarga de información, el estrés continuo y los cambios radicales que han provocado que cada vez más personas experimenten estados de confusión y vacío. 

Cuando la exigencia externa es mayor que la capacidad interna de responder y hemos agotado nuestras reservas nos deprimimos, pero estamos tan entumecidos e insensibilizados hacia nuestro propio ser, que no lo sentimos por eso se llama “fría”. 

La Depresión Fría desconecta del espíritu, fuente, fuerza y guía interior, esto lleva a padecer enojo y aislamiento del alma. En esencia es un profundo sentimiento de soledad, una sensación prevaleciente de ansiedad y una pérdida de significado que el maestro espiritual Yogi Bhajan denominó “silencio del alma”. 

También anticipó que mucha gente al entrar la era de Acuario (a partir del 2012) iba a entrar al estado de la Depresión Fría imposibilitados para moverse, actuar y comprometerse. Y hoy, investigaciones recientes en neurociencia señalan tanto que el sistema nervioso de la mayoría de las personas en el planeta no está suficientemente desarrollado o afinado para enfrentar este desafío. 

En contraparte, el acto de centrar y enfocar la atención mediante el sonido es un proceso biológico diseñado para cultivar la salud y el equilibrio. Hoy es vital observar el impacto que tienen los hábitos en nuestra salud y cómo las rutinas ordinarias condicionan a vivir en automático, sin consciencia, sin dirección, buscando en el exterior lo que tenemos en el interior. 

La felicidad trae sanación 

El Gong es un instrumento milenario que ha sido usado para quitar el miedo a la muerte, aumentar el poder individual de la intuición y rejuvenecer las células del cuerpo. 

Algo mágico sucede en cada terapia con Gong, te pone en contacto con el corazón, se lleva las cargas y preocupaciones y al final, hay una sensación de estar renacido como si fueras niño, puro, abierto, creativo, con la oportunidad de empezar de nuevo. 

Por eso lo llamamos también baño de Gong, porque bañamos cada célula de nuestro cuerpo con tonos hermosos de sanación. Es como tener ocho horas de sueño profundo en tan solo 45 minutos.