FILOSOFIA

Ten un plan de Acción & Calma ¿Por qué las vacaciones cansan?

El estrés es parte de la rutina hormonal que debe ser complementada con
acciones relajantes constantes para evitar los efectos de un desestrés súbito

Por: Ricardo Trejo

Estás cansado al acostarte, pero te cuesta conciliar el sueño y cuando suena el despertador el organismo está agotado, pero no puedes darte “el lujo” de realizar acciones de regeneración, pues hay compromisos ineludibles: no puedes llegar tarde al trabajo, ni faltar a los compromisos del día a día.
Continúas perseverante hasta que llegue el periodo vacacional y en ese momento se rompen los patrones de rutina, no hay presión ni apuros, entonces el organismo comienza a recuperarse de la falta de una respiración adecuada y del movimiento y descanso necesario. El proceso se manifiesta en gripa, dolores del cuerpo o diarrea, sobre
todo si hay padecimiento de colitis o alteraciones digestivas. Con un estrés natural y necesario, el cerebro y las glándulas generan constantemente sustancias maravillosas como la melatonina, hormona responsable de los ciclos circadianos que regula las horas de descanso y sueño, la leptina que controla el peso y procesos de hambre, así como la oxitocina, el neuromodulador del sistema nervioso central asociado al placer y relaciones sociales. También estimula las endorfinas, que actúan como analgésicos y productores de la sensación de bienestar. Por otra parte, está la adrenalia, el mismo neurotransmisor encargado de provocar reacciones rápidas ante un susto, sobresalto o incluso en riesgo de
muerte. La prisa y la actividad desmesurada elevan demasiado el estrés alterando los flujos de adrenalina y endorfina. Para entenderlo mejor, el mecanismo que dispara la adrenalina en un momento crítico en el organismo es muy similar cuando se te hace tarde, cuando tienes demasiadas cosas por hacer en un pequeño periodo de tiempo, que
ante el ataque de un perro. La adrenalina actúa sobre el corazón directamente al acelerar la frecuencia cardiaca que vuelve corta la respiración. Los efectos de esta alteración respiratoria son tan dañinos por la oxidación celular y el envejecimiento prematuro que provocan. La falta de relajación constante deviene en problemas de artritis, contracturas musculares a falta de movimiento muscular, y el cuerpo se vuelve susceptible a infecciones. La rutina mantiene un nivel de adrenalina permanente que ayuda a moverte, pero al romper ese ritmo el cuerpo deja de producir esas cantidades de hormonas y viene
desguansamiento corporal que aprovechan virus y bacterias oportunistas que se desarrollan cuando el sistema inmune está reprimido.

CONSIDERA ESTA RUTINA DE ACCIÓN & CALMA PARA EVITAR QUE EL ESTRÉS SATURE TU AGENDA

• Toma el descanso que requiera el cuerpo.
• Realiza respiraciones completas y ten sensaciones de bienestar constantes.
• Utiliza flores de Bach y aromaterapia como medicamento terapéutico.
• Ten contacto y liberación de emociones.
• Recibe masajes relajantes o terapéuticos regulares, mínimo una vez al mes para
descontracturar puntos de tensión en articulaciones. Intenta hacerlo en pareja, en familia, con amigos o automasaje.
• Practicar yoga ejercita la respiración profunda que alcaliniza el cuerpo. Se mueven músculos que normalmente están inactivos. Considera que a partir de 15 a 30 minutos, se incrementa el flujo sanguíneo.
• Toma caminatas diarias al aire libre y en contacto con la naturaleza mínimo media hora, a paso constante sin trotar ni correr. Ayuda a bajar de peso, controlar migrañas, mejorar la digestión.
• Reír oxigena.
• Abraza, pues tener contacto y convivencia con amigos genera entornos de alegría.
• Suspira, es dar un gran e inspirador respiro.